¿Cómo podemos evitar las arañas vasculares? 1 (1)

¿Qué son y cómo podemos evitar las arañas vasculares?

Cuando las paredes y las válvulas de las venas están dañadas o débiles, es cuando aparece este problema de salud. La aparición de las varices puede ser por diversos factores: la prolongada posición de pie, la herencia, la obesidad, el estreñimiento, los anticonceptivos, en el embarazo, la falta de ejercicios, los distintos tipo de trabajo…

Es uno de los problemas estéticos más comunes y odiados por las mujeres, las llamadas “arañitas”. Se trata de pequeñas venitas rojas o azules que, se producen tras una dilatación de los capilares menores y de los vasos superficiales, siendo el paso anterior a un problema mayor, las venas varices. Por lo general, no causan dolor pero afectan mucho a nivel estético (suelen aparecer en piernas y también en el rostro).

Para mejorar nuestra circulación y prevenir la aparición de arañas vasculares es importante el ejercicio, pero también puede servir practicar alguna actividad de intensidad baja, como pasear o ir caminando al trabajo.

¡Son más que un problema estético!

Efectivamente, es una afección que afecta a muchas mujeres pero, también es una causa de preocupación en general. Los síntomas pueden variar; dolor debido a la sangre acumulada, varices convertidas en edemas y que en ocasiones, se retuercen buscando espacio para acoplarse y después curvarse.

En muchas ocasiones se considera enfermedad, llegando a afectar al bienestar físico de las personas.

¿Cuáles son las causas de estas “arañitas”?

Los principales factores suelen estar asociados a la genética, al embarazo, al aumento o disminución de peso brusco, permanecer muchas horas sentada o parada, estreñimiento, alteraciones hormonales y el uso de ciertos tipos de medicamentos, entre otros. Utilizar ropa demasiado ajustada o calzado con mucho tacón puede influir en la aparición de este problema.

Además, la ingesta excesiva de alcohol y el sobrepeso no ayudan a evitar este problema. Tomar anticonceptivos y las fases de la menopausia son también causas que pueden provocar su aparición.

 ¿Cómo podemos prevenirlas?

No existe un método infalible pero sí hay una relación de buenos hábitos que podrían ser claves para su prevención. 

  • Mantener una buena circulación es clave para prevenir, camina, corre, paseos en bicicleta, etc…, ayudará a que la sangre circule correctamente.
  • Puedes utilizar medias de descanso en caso de hinchazón y controlar el peso corporal como pautas de conducta obligadas.
  • Mantén las piernas en alto cuando estés sentada.
  • No permanezcas de pie ni sentada durante mucho tiempo. Haz pautas para realizar algunos estiramientos y estimular la circulación con el cambio de posición.
  • El sobrepeso y la obesidad te harán sentir más presión sobre tus piernas.
  • Evita la ropa demasiado ajustada y utiliza siempre que puedas calzado cómodo.
  • Si vas a exponerte tus piernas al sol, procura no olvidar el protector solar, los rayos del sol pueden agravar tu problema.
  • Siempre que puedas, un buen masaje con vinagre de manzana es muy efectivo. También, aplicar aloe vera sobre las zonas afectadas, masajeando y dejando actuar unos 20 minutos.
  • Dormir con las piernas elevadas es otra gran forma de mantener en buen funcionamiento la circulación, puedes colocar una almohada debajo de tus piernas para dormir.
  • Una dieta rica en vitaminas A y C, reducir la sal al mínimo, beber mucho agua y consumir más cantidad de verduras, pescado y frutas.
  • Realiza frecuentemente ejercicio. Algún eje para tonificar y trabajar las piernas.
  • Evita en la medida que puedas cruzar las piernas, dificulta la correcta circulación.

¿Qué hacer cuando ya han aparecido las primeras? 

También existen métodos menos sencillos y que requieren de la ayuda de un especialista:

  • La escleroterapia. El médico inyecta directamente en la vena afectada una disolución que provoca que se hinche y endurezca. Poco a poco, se convierte en un tejido cicatrizado desapareciendo a la vista. Es un procedimiento sencillo y muy habitual.
  • La ablación endovenosa. Se utiliza radiofrecuencia o energía láser para cauterizar y cerrar las várices de las piernas. Se suele utilizar con fines estéticos, pero sobretodo para aliviar el dolor y la hinchazón. Procedimiento menos invasivo que la cirugía t no deja cicatrices.
  • Microflebectomia. Es un tratamiento estándar muy frecuente. Su finalidad es diagnosticar con certeza la causa de las venas dañadas antes de cualquier tratamiento.

Ahora ya sabemos que para evitar las varices moverse es fundamental y ¡merece la pena!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Pulsando Aceptar, permitirá el acceso de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

START TYPING AND PRESS ENTER TO SEARCH